Los problemas de alcoholismo de Cicinho: “Tengo que beber hasta desmayarme”

alcoholismo de cicinho - frases de futbol

alcoholismo de cicinho - frases de futbolAunque alcanzar la fama y el dinero es el sueño de todo futbolista, hay algunos que no soportan la presión que todo esto conlleva una vez que alcanzan la cima, y sucumben ante las drogas, el alcohol u otros vicios para escapar de todo aquello que buscaban al iniciar su carrera. Casos como los de Garrincha, Adriano, Gascoigne o Maradona han conmovido al mundo del fútbol, y nuevos testimonios aparecen esporádicamente para recordarnos que no todo es tan rosa como parece en la vida de un futbolista de élite. Ahora salen a la luz los problemas de alcoholismo de Cicinho, el lateral que por sus condiciones llegó a jugar en gigantes como Real Madrid, Roma y Sao Paulo, pero que desaprovechó las oportunidades en la cúspide de su carrera y entró en una espiral descendente hasta recalar en el Sivasspor turco, donde juega en la actualidad con 36 años.

El alcoholismo de Cicinho, el peor rival de su carrera: “Vi a Jesús después de tomarme 18 caipirinhas y 14 cervezas”

En una entrevista con ESPN Brasil que fue recogida por medios de todo el mundo, Cicinho compartió varias frases de futbol realmente fuertes sobre sus problemas con la bebida, que poco a poco truncaron su carrera en el deporte de élite. “Soy un tipo que no puede beber una o dos copas, tengo que beber hasta desmayarme, podría morir”, confesó el internacional brasileño, agregando que bebía más y más a medida que pasaban los años.

Como era obvio, el alcoholismo de Cicinho y su inclinación por los excesos afectaron su rendimiento en los equipos más importantes de Europa donde jugó, según el propio jugador reconoce con sus frases de futbol. “Fumaba dos paquetes de tabaco al día, ¿cómo iba correr 90 minutos? Un día tuve un encuentro con Jesús después de tomarme 18 caipirinhas y 14 cervezas”, contó el lateral derecho, que estuvo bajo tratamiento psicológico en clubes como Sao Paulo en 2010.

Ni Barcelona, Lazio, Juventus ni Milan. El alcoholismo de Cicinho fue su peor rival en Europa, el único al que no pudo vencer y que terminó bajándolo a la fuerza de la cima. Una pena por uno de los laterales más prometedores en su momento, llamado a ser el heredero de Cafú en la selección Brasil.

Comentarios