“Soy como el buen vino, mejoro con los años”, Ibrahimovic

soy-como-el-buen-vino-mejoro-con-los-años

soy-como-el-vino-frase-zlatanA los 34 años, el fenomenal Zlatan Ibrahimovic no tiene ninguna intención de abandonar la cúspide del fútbol mundial. Y lo demuestra partido a partido: hace unas semanas el sueco se convirtió en el máximo goleador histórico del Paris Saint-Germain, superando al portugués Pauleta, que tenía 109 tantos. Ibra ya lleva 115 goles con el club parisino, y lo que ha perdido en velocidad lo ha ganado en madurez, técnica, generación de juego y una mentalidad de auténtico campeón.

Zlatan Ibrahimovic es la figura indiscutible de este PSG tricampeón del fútbol francés, al que llegó ya en plena madurez de su carrera. Pero la edad no iba a ser impedimento para un futbolista con la calidad y la fortaleza mental de Zlatan, campeón en todos los equipos donde jugó (Ajax, Juventus, Inter, Barcelona, AC Milan y ahora PSG). Más de 350 goles en 15 años de carrera, y una calidad deslumbrante cuyo testigo son todas las jugadas de lujo que disfrutamos en los videos de este genio del balón.

Pero para completar este cóctel sueco hace falta algo de chispa, y de esto le sobra a Ibrahimovic. Sus explosivas frases del fútbol han inundado las primeras planas de los periódicos en estos años, y la misma confianza en sí mismo que lo ha llevado a la cima hace que tenga una lengua realmente filosa, por decir lo menos. En 2012, Ibrahimovic dejó estas premonitorias declaraciones para el periódico sueco Aftonbladet, restando importancia a su edad (30 años en ese entonces) con su particular estilo:

Soy como el buen vino, mejoro con los años. Solo espero que pueda seguir así, he hecho un trabajo fantástico esta temporada (con AC Milan).

Y el tiempo le daría la razón. Tres años después, Ibracadabra sigue batiendo récords, y en declaraciones para el sitio web oficial del PSG reiteró la que ya se ha convertido en una de las clásicas frases del fútbol:

Soy como el buen vino, mejoro con los años. No creo que esté en declive, al contrario. Mentalmente soy más fuerte y sigo teniendo hambre para cumplir mis objetivos.

Comentarios